loading
Ha llegado el verano y las temperaturas suben considerablemente. Por este motivo, es importante que tomes en cuenta una serie de consideraciones y precauciones de cara a practicar ejercicio durante esta época. Antes de nada es importante conocer como funciona el cuerpo mientras practicas ejercicio. Pues bien, primero de todo debemos conocer que nuestro nuestro cuerpo, al moverse, genera calor y si aumentas la intensidad genera más calor todavía. En este sentido es necesario explicar que tu cuerpo tiene mecanismo para regular su propia temperatura. Por esto, cuando haces ejercicio y sube la temperatura de tu cuerpo alrededor de los 37 grados aparece la sudoración. Sin embargo, cuando la temperatura exterior se acerca a la del propio cuerpo esos mecanismos dejan de tener efectividad y el riesgo de sufrir un golpe de calor o deshidratación es muy elevado.
¿Qué podemos hacer para no sufrir la deshidratación o esos golpes de calor?
  • Evitar el ejercicio en las horas centrales del día ( entre las 12 h y 16 h de la tarde ) ya que es la hora con una mayor temperatura y en la que la termorregulación funcionará peor. Lo ideal será realizar nuestra rutina a primera hora de la mañana o a ultima hora  la tarde.
  • Beber muchos líquidos: Junto con el agua se pierden también minerales que deben ser repuestos para devolver el organismo a su equilibrio”. Recuerda beber al menos dos litros de agua diarios al día.
  • Ingiere comidas ligeras antes de ponerte a hacer ejercicio. Lo normal es que comas unos pocos cereales, fruta y algo de leche, pero siempre entre 90 y 120 minutos antes de comenzar la actividad deportiva.
  • Si vas a practicar cualquier deporte al aire libre, aunque sólo sea andar, protégete del sol. Usa una gorra chula, unas buenas gafas, pero lo principal es que nunca te olvides de echarte una buena capa de crema protectora.
  • Intenta descartar deportes de resistencia de larga duración, ya que el ejercicio de forma prolongada continuará elevando la temperatura corporal provocando una pérdida de rendimiento y aumento del riesgo de sufrir un golpe de calor. Disciplinas cortas y explosivas son buena alternativa, ya que los músculos sí que tienen un buen rendimiento en condiciones de calor.
  • Usa ropa cómoda, que sea ligera y transpirable. Si está fabricada con fibras naturales y es poco holgada te resultará más cómoda. Y si es de colores claros atraerá menos la luz del sol, y por lo tanto reducirá el calor corporal.
  • Y LO MÁS IMPORTANTE!! Reconoce tus signos de alarma. Si notas que te duele la cabeza, que te mareas, o que tienes náuseas, que te dan calambres musculares, o que estás más irritable de lo habitual, reduce el rendimiento, porque probablemente te estés deshidratando. Descansa un rato, y bebe mucho agua, pero recuerda, siempre con sales minerales.
  Fuente: www.vitónica.com

Write a Reply or Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
💬 ¿Necesitas ayuda?
¡Hola! 👋 ¿Quieres que hablemos?